Deseadores insurgentes

Algunas personas son auténticos profesionales de emitir deseos, nada más expresar un deseo otro está tomando ya posiciones en su cabeza. Hay quienes por el contrario rara vez te dirán que desean algo y si les preguntas su respuesta será clara y austera: “No deseo nada”. Hay los que no se permiten desear más allá de aquello que creen que pueden conseguir y los que encuentran lo que desean mirando a las personas que tienen alrededor. Hay personas para quienes desear es un acto vitalista y quienes lo consideran una esclavitud de la que intentar huir.

Desear un deseo propio puede ser más difícil de lo que nos imaginamos. Pequeños elementos preciosos con capacidad de provocar transformaciones, poner las cosas patas arriba o construir sueños con ladrillos… si les dejamos.

Esta sección está especialmente dedicada a esas personas prolíficas, imaginativas, desinhibidas que siente algún tipo de regusto por compartir sus deseos con los demás: para reírse, para desvariar, para poner sus deseos en relación a los de otros, por oírse enunciando ese deseo, por descubrir que sus deseos son excepcionales, por confortarse con que no lo son tanto…

Si tú eres una de esas personas, anímate a escribir tus deseos: desde la risa, desde la angustia, desde la envidia, desde la buena intención, desde la mala leche, desde la punta del dedo del pie, desde la punta de la lengua, desde el subconsciente, desde la razón, desde el corazón… desde donde puedas o quieras.

Anuncios

Una respuesta

  1. Bonita e interesante reflexión : ) (Bueno, todas las que he leído aquí lo son).
    Personalmente me considero parte de ese grupo de personas que no pueden evitar desear constantemente : ) ¡y ojalá no deje de serlo nunca!
    Tal como presentáis el tema, se podría decir que de lo que habláis es de visualización: ser capaces de ver ya cumplido un objetivo a través de nuestra imaginación, supone poner en marcha toda una serie de mecanismos inconscientes que nos ayudan a conseguir lo que deseamos, ¡y eso es mucho poder! Usémoslo bien entonces y deseemos cosas que realmente cambien nuestras vidas y nuestro mundo a mejor : )
    No hay deseo demasiado grande o inalcanzable, pero tenemos que permitirnos desear de verdad.

    DESEO…
    Uno de mis principales deseos ha sido siempre compartir con l@s demás todo lo que cae en mis manos de una u otra forma, ya sea material o espiritual, bueno o malo, grande o pequeño… nunca sabes qué cosas pueden ayudar a l@s demás o generar un cambio a mejor en un@ mism@ o en l@s demás.

    Deseo que la gente siga tendiendo la ropa en sus balcones, que no la escondan. Me gusta su olor de recién lavada, su movimiento al viento, sus colores y formas diversas, el simbolismo de “habitable” y “vida” que encierran… Como cuentan cosas de sus dueñ@s…

    Deseo que no haya nunca más una pared vacía, que todo muro o pared comparta con el mundo un pedazo de color y arte, de vida y alegría.

    Deseo que todas las terrazas y balcones rebosen de plantas y flores

    Deseo huertos comunes en todos los parques

    10 septiembre, 2010 en 17:06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s